• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae Noticias Finis Terrae


Académico Dr. Pier Pigozzi dictó seminario sobre tradición y tendencias actuales en el constitucionalismo latinoamericano

El investigador y docente de la Escuela de Derecho de la U. Finis Terrae expuso los hallazgos de su tesis doctoral: “La tradición constitucional latinoamericana”. La instancia contó con los comentarios de la académica de la PUC, Johanna Fröhlich.

Académico Dr. Pier Pigozzi dictó seminario sobre tradición y tendencias actuales en el constitucionalismo latinoamericano

Motivado por la experiencia del cambio constitucional en su natal Ecuador en 2008, el investigador y profesor de Derecho Internacional Público de la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae, Doctor Pier Paolo Pigozzi, se propuso estudiar la tradición constitucional latinoamericana como parte del trabajo que dio origen a su tesis doctoral en la U. de Notre Dame (Estados Unidos). Fue precisamente el fruto de esa labor la que expuso en el seminario "Tradición y tendencias actuales en el constitucionalismo Latinoamericano", organizado por nuestra facultad.

De manera introductoria el Doctor Pigozzi relató el entusiasmo con el que se recibió en Ecuador el cambio constitucional en 2008, el cual se presentaba como la concreción del Constitucionalismo Transformador Andino –teóricamente la tendencia más reciente del Nuevo Constitucionalismo Latinoamericano–. Sin embargo, ajuicio del académico, las pocas voces críticas con las que el cambio constitucional del Ecuador se encontró en su inicio, resultaron tener más razón que la mayoría de las entusiastas.

A través de un análisis historiográfico, en su exposición el Doctor Pigozzi señaló que el estudio del constitucionalismo de la región se inauguró en 1826 con el Examen Analítico de las constituciones formadas en Hispanoamérica de Vicente Rocafuerte, siendo frecuente durante el siglo diecinueve encontrar obras que compilaban los textos constitucionales de América para estudiar sus similitudes. Académicos españoles como Manuel Colmeiro y Penido se interesaron en “conocer cómo nosotros en América continuamos con esta idea del constitucionalismo que no logró tomar raíz en Europa. Hasta finales del siglo XIX se nos reconocía como un terreno de experimentación fecunda que estaba poniendo en práctica las teorías del constitucionalismo moderno”, señaló el profesor Pigozzi.

El académico advirtió que alrededor de los años sesenta, hubo un giro en el estudio del constitucionalismo latinoamericano, cambiando el interés de analizar los rasgos comunes y las diferencias de la región para concentrarse en promocionar la idea del “Estado Social de Derecho con una concepción particular de los DD.HH como reivindicaciones sociales, todo esto como una respuesta a los gobiernos autoritarios que proliferaban en la región”,  proceso en el cual el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tuvo un rol predominante, tomando la bandera del constitucionalismo latinoamericano para promover una agenda política alternativa.

Academico Facultad Derecho Universidad Finis Terrae Doctor Pier Pigozzi seminario Tradicion tendencias actuales constitucionalismo Latinoamericano completo

El académico explicó que para la década de los ochentas, y con el gradual retorno a la democracia, Latinoamérica se embarcó en un experimento neoconstitucional que pretendía diferenciarse del europeo de postguerra, teniendo como primera expresión la Constitución brasileña de 1988  y como su materialización más emblemática la de Colombia de 1991. Así, Latinoamérica se orientó hacia la “constitucionalización del ordenamiento jurídico: la idea de que la Constitución contiene reglas y principios que son directamente aplicables a la vida cotidiana. Los neoconstitucionalistas latinoaméricanos también promovieron las ideas de una justicia constitucional especializada y un nuevo rol para la academia como metacontrol del nuevo modelo constitucional”, señaló el profesor Pigozzi.

Entre los rasgos del nuevo constitucionalismo latinoamericano el académico destacó además, “la protección de los pueblos indígenas y el reconocimiento de sus tradiciones y usos como fuentes de derecho; la justiciabilidad de los derechos económicos, sociales y culturales ante las cortes; la aplicación directa del derecho internacional; y, la aprobación de los nuevos textos constitucionales mediante ejercicios de democracia directa, los cuales también se incluyen en el diseño constitucional, fenómeno que se denomina ‘participacionismo’”.

Aunque existe una discusión académica sobre el hito que da inicio al denominado Constitucionalismo Transformador Andino –Constitución de Ecuador en 2008 y de Bolivia en 2009–, el Doctor Pigozzi explicó que se trata de “un constitucionalismo que aspira a ser postliberal, es decir, a reemplazar los principios conocidos del Estado de Derecho al punto de desplazar su centralidad con conceptos autóctonos andinos como el sumak kawsay (buen vivir), que impregna todo el catálogo de derechos y el resto del diseño institucional. El límite al poder ya no es el Derecho, sino los derechos en sus diferentes acepciones,  como diferentes sistemas de derecho objetivo –el derecho del Estado central y el derecho de las comunidades indígenas, así como otras fuentes en el pluralismo jurídico–, el catálogo de derechos constitucionales y un sinnúmero de referencias al derecho internacional de los DD.HH”.

Además, el profesor Pigozzi expuso sobre otras tendencias actuales en el constitucionalismo de la región, como el Ius Constitutionale Commune impulsado desde el Instituto Max Planck de Derecho Público Comparado y Derecho Internacional, a la cual el profesor Pigozzi identificó como una “agenda académica práctica y judicial promovida en conjunto con algunos jueces de la Corte Interamericana de DD.HH. Se trata de un programa que concibe al Derecho Público como un derecho global en el que la diferencia Derecho Público interno e internacional se volvería muy difusa”.

Finalmente, el académico señaló que es común a las tendencias actuales, un espíritu refundacional y opuesto al diálogo con tendencias que se consideran antecesoras o antagónicas, lo cuál dificulta establecer un debate conceptual crítico y fructífero con dichas ideas. “Una de las deficiencias que comparten estas tendencias es su reacción a la crítica, especialmente a la que se percibe como adversa a sus valores centrales, que es inmediatamente descartada bajo membretes como antiderechos, regresiva y neocolonialista”. concluyó.


Publicado el:

Viernes, 04 Septiembre 2020