• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae Noticias Finis Terrae


La historia familiar que une a Carolina Lagos con el Edificio Amberes Sur

En la sección "Historias Notables", la directora de Personas de nuestra Universidad revisa las conexiones personales que tiene con este lugar donde estuvo la casa donde vivió por 16 años.

La historia familiar que une a Carolina Lagos con el Edificio Amberes Sur

En 2013, la Universidad Finis Terrae inauguró el Edificio Amberes Sur, ubicado en California con Amberes, en Providencia. Esta torre de 11.000 metros cuadrados hoy alberga la Biblioteca, los gimnasios, auditorios, salas de clases y oficinas como la Dirección de Personas.

En la misma esquina donde hoy se emplaza este edificio había una casa, en estilo muy similar a la actual Casa Vial. Durante 16 años allí vivió Carolina Lagos, directora de la Dirección de Personas de la U. Finis Terrae, cuya oficina está en el cuarto piso de ese edificio.

Carolina recuerda el momento en que sus padres vendieron la casa a la Universidad. “Me acuerdo perfecto, fue terrible, porque para nosotras la casa era muy importante”, dice.

De Amberes #1538 no queda nada, pero sí todos sus recuerdos de infancia. En su cocina siempre había estudiantes de la Universidad, porque su mamá estaba a cargo del casino. Recuerda sus cumpleaños celebrados con amigas del colegio o los juegos con los vecinos y sus hermanos, uno de los cuales falleció en este lugar.

Hoy, sentada en su escritorio, asegura que dependiendo del ángulo que mire vuelve a sentir que está en su casa.

-¿Cómo fue cuando vendieron la casa de Amberes?

-Terrible. Me acuerdo perfecto, porque para nosotras la casa era muy importante. Además, antes de la venta, mi mamá estaba a cargo del casino de la Universidad, recuerdo que a veces había alumnos que terminaban comiendo en mi casa. Era un pasadero de alumnos entre mi casa y la Universidad.

-Entonces ¿la Universidad Finis Terrae siempre fue parte de su vida?

-Sí, era parte de la casa.

-¿Cuáles son los mejores recuerdos de esa etapa viviendo en Amberes?

-Todos, por ejemplo, mis cumpleaños, donde mis hermanos se disfrazaban de payasos y nos tiraban la piñata desde el segundo piso, hasta hoy mis amigas del colegio se acuerdan de eso. También recuerdo haber tenido mucha vida en comunidad. De chica pasábamos todo el día jugando con los vecinos en la calle, conocía a toda la cuadra. Incluso mis padres hasta el día de hoy se juntan con los vecinos de Amberes.

-¿Y los peores recuerdos?

-No es el peor recuerdo, pero sí un recuerdo triste. Aquí murió mi hermano Francisco, tenía 10 años. Él tenía un tumor cerebral y con los años el dormitorio de mis papas se transformó en una pieza clínica. Tengo el recuerdo de llegar del colegio y ver la pieza desarmada. Nunca se me ha olvidado.

- ¿Sientes alguna conexión cuando llega al lugar donde estuvo su casa?

-Sí, siento una conexión muy especial. De hecho, mi mamá vino a ver la exposición de la Sábana Santa, que está en el edificio Pocuro, y la pobre se sentó en el patio a llorar, se le vinieron todos los recuerdos de su casa y de todo lo que pasó ahí. Yo camino a la esquina y está el señor de las papas fritas y el mismo kiosco de la esquina.

-¿Cómo fue su primer día de trabajo aquí?

-Muy raro, era como estar volviendo a mi casa. La sensación de doblar por California y que no esté mi casa, sino la Universidad, era extraño. Lo rico es que aquí en la Universidad me siento como en casa.

-Hoy ¿siente que es más su lugar de trabajo o su casa?

-Después de dos años trabajando aquí, ya es mi lugar de trabajo. En un principio fue difícil, pero ya me acostumbré. Pero claro, que quedan las sensaciones, por ejemplo, mis tíos aún viven cruzando Pedro de Valdivia. Aún recuerdo cuando tenía 10 años y cruzaba a verlos.

-¿Sus hijos conocen la historia de la casa? ¿han venido a la oficina?

-Sí, hemos visto videos de la casa y les encanta. Curiosamente, como familia, nos quedamos pegados con la casa. Cuando les conté a mis hermanos que existía la posibilidad de trabajar en la U. Finis Terrae me dijeron: 'obvio tienes que trabajar ahí'.

-Pero el paisaje cambió…

-Claro que ha cambiado, cuando yo vivía aquí no existía ningún edificio, solo la Casa Vial. Pero depende del ángulo desde donde uno mire.

 

Captura de pantalla 2019 06 11 a las 161750

 

Captura de pantalla 2019 06 11 a las 162015

 

clagos1

Captura de pantalla 2019 06 11 a las 161939

 

Captura de pantalla 2019 06 11 a las 161822


Publicado el:

Lunes, 03 Junio 2019


Publicado en:

RRHH