• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae Noticias Finis Terrae


Con diálogo en torno a “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley se realizó quinta sesión de Seminario Utopías y Distopías de la U. Finis Terrae

Luego de dedicar los primeros cuatro capítulos al análisis de las obras utópicas, la exposición a cargo de la profesora Ángela Díaz dio inicio al examen de los textos distópicos incluidos en este seminario.

Con diálogo en torno a “Un Mundo Feliz” de Aldous Huxley se realizó quinta sesión de Seminario Utopías y Distopías de la U. Finis Terrae

Junto a “1984”, novela del escritor y periodista británico George Orwell, y “Fahrenheit 451” del novelista estadounidense Ray Bradbury, “Un Mundo Feliz” (1932) de Aldous Huxley es considerada una de las obras fundamentales en la creación del género distópico moderno.

La historia está ambientada en el contexto de un Estado mundial, que a través de la implementación de un sistema de reproducción humana asistida como única forma de concepción, crea una sociedad de castas establecidas desde el punto biológico. Una sociedad donde cada individuo está predestinado a ser feliz sólo por el hecho de pertenecer a la clase a la que fue asignado desde su gestación embrionaria, en un proceso donde se definen características como las habilidades y nivel de inteligencia de los individuos. Seres que más que personas parecen ser “producidos” en serie, según las necesidades de un Estado que se jacta de alcanzar así el lema de esta sociedad distópica: “Comunidad, identidad y estabilidad”.

Fue precisamente una exposición sobre esa novela, a cargo de la profesora de Introducción al Derecho y Fundamentos Filosóficos del Derecho, Ángela Díaz, el contenido abordado en esta quinta sesión del Seminario Utopías y Distopías organizado por la Facultad de Derecho de la U. Finis Terrae.

En la ocasión, la profesora Díaz dividió su ponencia en tres grandes momentos de la obra: la presentación de cómo funciona este ficticio Estado Mundial comunitario, la intervención de tres personajes –Lenina Crowne, Bernard Marx y Helmholtz Watson– que al cuestionar el sistema en que se ven inmersos darán desarrollo a la historia, y la irrupción de un denominado “salvaje”, es decir, alguien que pertenece a una comunidad fuera de este Estado mundial.

Junto con destacar como elementos claves de esta obra la división de castas con parámetros biológicos, el concepto de felicidad al interior de este mundo distópico donde “los individuos son felices realizando su deber dentro de esta sociedad de castas”, el uso de químicos (soma) y la hipnosis para condicionar a los individuos dentro de la estructura social y el hecho de que la reproducción tecnificada sigue directrices políticas –“La inteligencia se fabrica según lo que se vaya necesitando en este Estado”–, la académica y Licenciada en Historia por la Pontificia U. Católica de Chile, destacó que en el mundo construido por la novela se le tiene temor a la lectura y se intenta eliminar la historia.

Facultad Derecho Universidad Finis Terrae Angela Diaz Mundo Feliz Aldous Huxley Seminario Utopias Distopias completa

“Al final del día la lectura va a sacar al individuo del condicionamiento que tiene. Y eso es bastante peligroso, porque la felicidad en esta novela está relacionada con la idea de comunidad y estabilidad. Si no hay historia, no hay identidad y se elimina todo lo que sea contrario a la predestinación. En este mundo distópico los conceptos de familia, amor, romanticismo, alma y fe no existen, y la libertad se entiende relacionada con la felicidad y el placer que otorga hacer lo que cada uno tiene que hacer. En ese sentido, no hay tiempo para el aburrimiento propiamente tal, por lo tanto no hay tiempo para el pensamiento. Si se piensa, se toma “soma” –en el libro un producto farmacéutico que da “felicidad”– y  vacaciones, hasta que se vuelve a la rutina. Así se asegura la estabilidad de este Estado que plantea que ‘todo el mundo pertenece a todo el mundo’”, señaló la académica.

Con respecto a la relación entre los tres personajes principales, la académica explicó que mientras Lenina “representa perfectamente el ideal de este Estado, el problema de Marx y Watson es que sienten y piensan. Y cuando el individuo siente, esta sociedad se resiente, por tanto la conciencia individual va en contra del sistema de estabilidad”.

Finalmente la académica ahondó en el personaje del salvaje en la novela, una persona concebida de manera natural por una mujer que fue exiliada del Estado Mundial por cuestionarlo, quien es llevado a vivir al Estado Mundial. Ahí, el salvaje buscará infructuosamente un remanso de silencio que le de paz en medio de este mundo donde los sentidos son incesantemente estimulados.

Hacia el final de la obra, el salvaje mantiene un decidor diálogo con un interventor –una de las más altas autoridades del Estado Mundial–, quien entrega un resumen de las ideas que sostienen a esta distopía, explicó la académica. “La gente es feliz, tiene lo que desea y nunca desea lo que no puede obtener. Nuestros hombres están condicionados de modo que apenas pueden obrar de otro modo que como deben obrar. Ese es el precio que debemos pagar por la estabilidad, hay que elegir entre la felicidad y lo que la gente llamaba antiguamente arte puro”, señala el personaje.

“Esta es una obra estremecedora”, planteó el profesor Ian Henríquez luego de la exposición. “El nivel de actualidad que tiene en muchas cosas, el cómo esta sociedad tecnocrática va eliminando el concepto de familia y las personas pasan a ser un producto serial más, donde Ford es el nuevo Dios. El parangón con la validación social que tienen ya las técnicas de reproducción asistida, que se llevan a cabo sin ningún tipo de cuestionamiento social, teniendo reparos éticos y jurídicos evidentes. O El desconocimiento de la noción de alma, donde hablar de alma parece que fuera una cuestión esotérica, es impresionante. La pérdida del silencio es otra evidente característica de la actualidad que el libro refleja. El “soma” son también, en parte, las tecnologías actualmente, en un mundo donde cualquier pausa implica volver al aparatito. Realmente el nivel de actualidad de esta obra es sorprendente”, resumió.


Publicado el:

Jueves, 01 Octubre 2020