• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae Noticias Finis Terrae


Decano Ignacio Covarrubias y profesora María Angélica Benavides expusieron en seminario internacional “Enseñanza del Derecho en ambientes virtuales” organizado por la UNAM de México

En la instancia, más de una veintena de académicos de Latinoamérica, Norteamérica y Europa, compartieron sus experiencia en la enseñanza virtual desarrollada frente a la contingencia sanitaria, con miras a cambios digitales en la pedagogía del Derecho.

Decano Ignacio Covarrubias y profesora María Angélica Benavides expusieron en seminario internacional “Enseñanza del Derecho en ambientes virtuales” organizado por la UNAM de México

Organizado por la Universidad Nacional Autónoma de México, el seminario reunió a académicos y autoridades de una docena de facultades alrededor del mundo en torno al análisis de los desafíos, posibilidades y riesgos de la enseñanza telemática del Derecho y su proyección en el futuro de la disciplina. En el encuentro, la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae estuvo presente a través de las exposiciones “Desafíos de una Cultura No Digital” a cargo de la directora de investigación, Doctora María Angélica Benavides, y la ponencia “¿Es posible una genuina enseñanza del Derecho a distancia? Problemas y desafíos”, a cargo del decano de nuestra facultad, Doctor Ignacio Covarrubias.

Abordando la experiencia de Chile en esta materia, la profesora Benavides centró su exposición en dos aspectos: los datos fácticos de acceso al mundo digital de la población y un elemento inmaterial que a su juici “nos impide avanzar en el ámbito del Derecho en estas experiencias digitales”.

Sobre el primer punto, la profesora abordó la paradoja digital que se vive en Chile: si bien las estadísticas de la OCDE señalan que en nuestro país existe un uso de internet en el 87% de la población, ello no se condice con el acceso a conexiones digitales de calidad y a los dispositivos necesarios para desarrollar de buena manera la educación digital.

“Esto nos dio cuenta en todos los ámbitos educacionales de un tremendo problema de inequidad. La pandemia, junto con esta realidad digital pobre y precaria, ha sido un desafío para todos los estamentos educacionales”, señaló la académica, destacando iniciativas como la de nuestra universidad en la entrega de bolsas de minutos y dispositivos al alumnado que más lo necesitaba producto de la pandemia.

Con respecto al aspecto inmaterial, la académica planteó que a pesar de experiencias en el uso de la educación a distancia en postgrados –área en que nuestra facultad fue pionera– el Derecho en general “ha sido una de las áreas más reacias a todo tipo de reformas educativas, tanto reformas curriculares como de algunos métodos para la enseñanza que den cuanta de algún nivel de modernización”. Prueba de ello, señaló la profesora Benavides –quien además es evaluadora institucional en la Comisión Nacional de Acreditación (CNA)– es que la digitalización “es un elemento muy residual” en los criterios de evaluación institucional.

Por su parte, el decano Ignacio Covarrubias coincidió con la académica en que la pandemia ha revelado ciertas falencias, destacando también que esta situación ha “abierto oportunidades y perspectivas de desarrollo, tanto para este período como para el post pandemia”.

Dentro de las oportunidades destacadas por el decano están la docencia mixta, la posibilidad de expandir la oferta de postgrados de manera virtual, el blended learning (aprendizaje semipresencial), la internacionalización de las clases y en materia de investigación, un cambio en la forma de experimentar las estancias de investigación. “Todos estos ejemplos dan cuenta de una nueva realidad que puede ser muy bien aprovechada, tanto desde la perspectiva de la docencia como de la globalización y la investigación”, señaló.

Entre los principales problemas a abordar frente a esta nueva metodología de enseñanza, el académico centró su análisis en “el riesgo de fragmentación del vínculo personal entre maestro y alumno”, un aspecto central en la enseñanza universitaria.

“De algún modo todos los profesores universitarios nos debemos en algún grado significativo a un maestro a quien admiramos o con quien forjamos un vínculo de amistad. Habría sido prácticamente imposible o muy difícil forjar ese vínculo en sede virtual”, planteó. Una relación que en la práctica, señaló, permite generar espontáneamente intereses e iniciativas de gran valor para el alumno más allá de la malla curricular.

“Esto responde a una cuestión que es de mucho sentido común; el que sabe algo no solamente quiere transmitir erudición sino que quiere compartir con otros, y gozar de los frutos de lo que conoce y sabe hacer...Para que haya amistad intelectual entre los profesores y alumnos tiene que haber una mutua disposición que se ve facilitada por el vínculo humano. Algo que no es imposible en sede virtual, pero que se dificulta. El desafío está en aprovechar todas las oportunidades que brindan estas nuevas plataformas pero sin perder de vista que parte esencial de la formación que se transmite no es solo el conocimiento y las competencia, sino que también aquello que lo rodea: el amor por lo que se enseña y el modo en que ello se hace“, resumió el decano Covarrubias.


Publicado el:

Martes, 20 Octubre 2020