• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae Noticias Finis Terrae


Doctor en Derecho Alejandro Miranda, expuso su investigación en curso sobre “Principios de justicia para la asignación de recursos médicos escasos en situaciones críticas”

En teleconferencia con académicos de la Facultad de Derecho de la U. Finis Terrae, el Doctor en Derecho Alejandro Miranda, expuso 17 principios para la asignación de recursos médicos escasos en situaciones críticas".

Doctor en Derecho Alejandro Miranda, expuso su investigación en curso sobre “Principios de justicia para la asignación de recursos médicos escasos en situaciones críticas”

Motivado por la contingencia y sus investigaciones relacionadas con el problema de juicios de proporcionalidad, el Vicedecano Académico de la U. de los Andes e investigador del Centro de Bioética de la misma casa de estudios, Alejandro Miranda, comenzó a trabajar en la elaboración de un texto con 17 “proposiciones” o “principios” para guiar éticamente la asignación de recursos médicos escasos en situaciones críticas. Un work in progress cuyos contenidos adelantó en diálogo en línea con la Facultad de Derecho de la U. Finis Terrae.

“El primer principio es uno que yo asumo como un presupuesto que no demuestro: el principio de la dignidad de la persona”, aclaró al inicio de su exposición. Debido a este principio, explicó el académico, “es siempre injusto tratar a una persona como mero medio. Toda persona está dotada de dignidad, es decir, es un fin en sí y tiene valor intrínseco. Tratar a un ser con valor intrínseco como si estuviera dotado de un valor puramente instrumental, implica degradarlo en su condición e inferirle una injusticia. Por consiguiente, de esto se sigue que siempre es injusto tratar a una persona como si fuera un mero medio para conseguir un fin”.

Luego de ello el profesor Miranda explicó cada uno de los otros 16 principios que aborda en su texto, junto a la argumentación filosófica que sostiene a cada uno de ellos, entre los que se incluyen algunos que plantean que es “lícito salvar a ciertas personas a sabiendas que no se podrá salvar a otras” o que “la capacidad de pago no es un criterio justo para asignar recursos escasos en una situación de crisis”. Todo expuesto con una claridad, profundidad y capacidad sintética que fue destacada por los académicos presentes. 

En la ocasión, el Decano de la Facultad de Derecho de la U. Finis Terrae, Ignacio Covarrubias, destacó la proyección del trabajo del profesor Miranda, señalando que “como estamos hablando de criterios de justicia frente a la escasez de recursos, estos criterios también pueden aplicar al problema de los derechos sociales en materia de salud”. Esto, debido a que “las prestaciones de salud a distribuir siempre van a ser escasas, sea o no una situación de urgencia”.

Por su parte, el profesor de Derecho Civil de la U. Finis Terrae y organizador de la conferencia, Ian Henríquez, elogió el trabajo del profesor Miranda y planteó la necesidad de evidenciar más nítidamente el grupo al cual se dirigen estos principios.

“Una cosa es el punto de vista del gestor público que tiene que dictar una resolución o un decreto, que tienen una perspectiva de justicia distributiva, que es distinta a la perspectiva que tiene, por ejemplo, el médico que está ahí cara a cara con el paciente, que probablemente está inserto en una relación de justicia conmutativa. Me parece que sería muy bueno diferenciar a quién está dirigido, porque cambia la perspectiva”, señaló. Algo similar planteó en la ocasión, el médico y profesor de la Escuela de Medicina de la U. Católica de Chile, Mauricio Besio, apuntando a la diferencia de criterios que debieran guiar en casos como estos, las decisiones de distintas autoridades como el Ministro de Salud, el director de un hospital o el médico tratante.

“El trabajo está pensado para dirigirse a todo público", señaló el expositor. "Es decir, permite de algún modo que el médico tenga en cuenta la perspectiva de la autoridad pública –que tiene que realizar actos de justicia distributiva–, y que a su vez, permita también que la autoridad pública tenga en cuenta las posibles objeciones del médico. El propósito de este texto es que se puedan observar las dos perspectivas, aunque obviamente mi consideración central tiene que ver con criterios de justicia distributiva”. 

“Esa distinción en el ámbito de responsabilidad está en la teoría ética de la ley natural a la que yo suscribo con mucha fuerza”, agregó. “Pero sin dejar eso de lado, cuando es la autoridad quien está dando las directrices para asignar recursos escasos, el médico también actúa dentro de ese mismo ámbito de responsabilidad. Es como el médico que actúa en el campo de batalla y efectúa el triage médico militar: su ámbito de responsabilidad es curar al paciente pero ordenado al fin mayor de ganar la batalla, un fin al que se está ordenando su acción debido a estas circunstancias excepcionales. En una situación de crisis en la que se están distribuyendo recursos médicos escasos, es la decisión de la autoridad que realiza actos de justicia distributiva la que tiende, por así decirlo, a cubrir a las demás. Así, las otras pasan a ser actividades que se subordinan a ese fin de bien común que es el principal”, concluyó. 


Publicado el:

Viernes, 29 Mayo 2020