• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae Noticias Finis Terrae


Doctor Pier Pigozzi, ex asesor de la Corte Constitucional del Ecuador y ex oficial de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, asume cátedras en Facultad de Derecho U. Finis Terrae

Doctor en Derecho Internacional de los DD.HH. por la U. de Notre Dame, el catedrático Pier Pigozzi ha trabajado en la Corte Constitucional del Ecuador, el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese mismo país y la Oficina del Alto Comisionado de la ONU.

Doctor Pier Pigozzi, ex asesor de la Corte Constitucional del Ecuador y ex oficial de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU, asume cátedras en Facultad de Derecho U. Finis Terrae

Con una amplia experiencia tanto en el ejercicio de la abogacía como en labores de investigación y docencia, el abogado ecuatoriano Pier Paolo Pigozzi asumirá desde el segundo semestre de 2020 las cátedras de Derecho Internacional Público y Metodología de la Investigación en la Facultad de Derecho de la Universidad Finis Terrae, luego que junto a su esposa, la también abogada y actual académica de la PUC, Johanna Fröhlich, decidiera radicarse en Chile.

“La vida académica de Santiago es vibrante. Para nosotros, la búsqueda de profundizar en el conocimiento y compartir lo aprendido es una fuente de realización cuando se hace en comunidad. Mi esposa y yo encontramos que la comunidad académica en Santiago es muy madura y con vínculos fuertes entre universidades de trayectoria. La Universidad Finis Terrae encarna todas esas cualidades y su identidad tiene un compromiso especial con la libertad en la búsqueda de la verdad”, señaló sobre su llegada el Doctor Pigozzi.

Nacido en Quito, Pier Pigozzi realizó sus estudios de doctorado en Derecho Internacional de los DD.HH. (2020) en la Escuela de Derecho de la Universidad Notre Dame (EE.UU.) Ha ocupado diversos puestos en la Corte Constitucional del Ecuador, en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y en el Ministerio de Relaciones Exteriores de su país natal.

Entre 2010 y 2012 trabajó como investigador asociado del Centro de Derechos Civiles y Derechos Humanos de la U. de Notre Dame y como supervisor académico de los alumnos de la Maestría en Derecho en esa misma casa de estudios. Ha impartido clases de pregrado y postgrado en la Universidad Andina Simón Bolívar, Universidad San Francisco de Quito y Universidad de los Hemisferios (Ecuador) Asimismo ha dictado cursos de verano tanto en la Università degli Studi di Siena (Italia) como en la Pázmány Péter Catholic University (Hungría). Además fue investigador visitante en el instituto Max Planck de Derecho Internacional y Derecho Público Comparado (Alemania) y es autor de una decena de investigaciones, principalmente sobre Derecho Internacional, Derechos Humanos y Derecho Constitucional comparado en Latinoamérica.

Academico Pier Paolo Pigozzi ex asesor Corte Constitucional del Ecuador ex oficial Oficina Alto Comisionado ONU nuevo profesor Facultad Derecho Universidad Finis Terrae completa

¿Qué rol desempeñó en la Corte Constitucional del Ecuador?

 –En octubre de 2008 entró en vigor una nueva Constitución en Ecuador que proponía un marco de derecho transformador. Esta Constitución encargaba a la Corte Constitucional ser el principal garante de la transformación jurídica y social. Fue muy atractiva la invitación que esta nueva institución proponía para abogados jóvenes con interés en el derecho constitucional como herramienta para ejecutar cambios sociales urgentes. Yo integré el grupo de abogados asesores al pleno de la Corte y a su primera sala.

¿Cuáles son las similitudes y diferencias entre esa corte y el Tribunal Constitucional chileno?

–Ambos son los máximos órganos de control constitucional en sus respectivas jurisdicciones. Sin embargo, el marco de competencias que la Constitución de 2008 reconoce a la Corte Constitucional del Ecuador, obedece a la que era una tendencia predominante por entonces y que apostaba por la posibilidad de transformar la sociedad a través de la Constitución y la jurisprudencia constitucional. En tal sentido, la corte ecuatoriana tiene competencias mucho más amplias en número y en ámbito de acción. En estos doce años, incluso cuando la corte ecuatoriana ha estado compuesta por excelentes juristas, hemos aprendido con frustración que la Constitución y una corte con poderes amplios no ofrecen una respuesta efectiva ni suficiente a las necesidades urgentes que compartimos los países de la región. Experiencias como la ecuatoriana serán importantes de tener en cuenta para el futuro constitucional chileno. Académicos de la talla de Joseph Weiler han empezado a reflejar en sus trabajos, las limitaciones con las que se encontrarán quienes todavía apuestan por las constituciones y las cortes como agentes de transformación social.

¿Cuál fue su labor en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados?

–Fui oficial de protección de la oficina de campo de Ibarra, la cual se encargaba de monitorear la frontera entre Ecuador y Colombia y el flujo permanente de refugiados que en esos años huían del conflicto armado. Mi trabajo consistía en atender las necesidades de protección jurídica que enfrentaban los refugiados al llegar a Ecuador, empezando por acompañarles en el proceso administrativo de determinación de su estatus de refugiados, además de brindar asistencia a las autoridades locales para garantizar que la integración de los refugiados a las comunidades de acogida fuera respetuosa de las necesidades básicas de todos los involucrados: con urgencia y sin discriminación para quienes llegaban, pero también con atención a los desafíos que surgían para el ejercicio de los derechos de las comunidades que daban acogida a los refugiados

¿Qué expectativas tiene de su labor como profesor en la facultad?

–Tengo muchísimas expectativas. Por ahora la más urgente es conocer a todos en persona. Disfruto mucho de mi labor docente, y espero formar vínculos cercanos con los estudiantes de la facultad, así como con mis colegas. Creo que los mejores frutos, incluso lo académicos, brotan de la amistad sincera, es decir, de la búsqueda desinteresada del bien del amigo.

¿Qué pueden esperar los alumnos de usted como académico?

–Cercanía. Mis estudiantes podrán esperar una relación de respeto y confianza en la que serán completamente libres de compartir conmigo sus dudas para buscar respuestas juntos.


Publicado el:

Viernes, 24 Julio 2020