• Noticias Finis Terrae
    Noticias Finis Terrae Noticias Finis Terrae


La Tercera | Cristóbal Aguilera "Acuerdo por la nueva Constitución: dos riesgos"



El acuerdo por la paz y la nueva Constitución que alcanzaron prácticamente todos los partidos políticos era la única salida que no implicaba responder con fuerza (legítima) a la violencia desatada. Esto último habría quebrado toda posibilidad de que ocurriera lo que en la madrugada del viernes 15 ocurrió. La ausencia de la figura presidencial y la decisión de algunos parlamentarios claves del oficialismo y la oposición hicieron posible algo que días atrás era impensado.

Sin embargo, esta sensación de razonable optimismo debe ser matizada. El núcleo principal del acuerdo no es el llamado a la paz (que, en todo caso, si se quiere lograr los partidos de oposición deben dar mayores muestras de apoyo a los esfuerzos por resguardar el orden público), sino el compromiso por una nueva Constitución. Y este llamado, junto con la ruta trazada, abre un escenario político y social de enorme incertidumbre. No hay claridad sobre lo que ocurrirá, y esto es algo que todos debemos tener en cuenta. Mal que mal, lo que está cuestionado y eventualmente será reescrito son las bases jurídicas fundamentales de nuestra sociedad.

En este contexto, hay dos riesgos que debemos mirar con suma atención.

El primero es la idea de que la Constitución se escriba desde cero. Es cierto que el acuerdo no supone una mera reforma. Con todo, no es razonable ni posible obviar nuestra realidad institucional, como si esta pudiera configurarse desde la nada. No tomar en cuenta el orden constitucional actual es una ilusión absurda. Nuestra vida social está estructurada sobre instituciones y derechos que no podemos echar por la borda sin asumir costos insospechados. De este modo, lo “nuevo”, en términos constitucionales, no es sinónimo de “refundacional”. Hay un sinfín de modos de relacionarnos y de costumbres que se enmarcan en una tradición constitucional (que en Chile es especialmente rica) y que debe permear todo cambio que aspire a darle prosperidad y estabilidad a nuestra democracia

Un segundo riesgo dice relación con las expectativas que se han sembrado en la población. Las frustraciones que viven millones de chilenos, muchas de ellas producto de injusticias que es urgente enfrentar, no serán superadas por una nueva Constitución. Afirmar lo contrario (como lo hace la senadora Ximena Rincón) es no entender el rol que juega el marco normativo constitucional, que por definición es amplio y permite distintas concreciones legales y diferentes definiciones a nivel de gobierno. Así, por ejemplo, los abusos del sistema económico perfectamente podrían ser corregidos y enmendados hoy, y si ello no ha ocurrido no es por culpa de la Constitución, sino de la falta de iniciativa de los políticos. Creer que la Constitución podrá corregir las prácticas abusivas de ciertos mercados o enmendar el vicio de la desidia de los políticos es sumamente ingenuo y, prometerlo, sumamente tramposo.

 

Artículo publicado en La Tercera

 


Publicado el:

Jueves, 28 Noviembre 2019


Publicado en:

Medios-Derecho Medios